En un estado de México para titularse, hay que primero plantar un árbol. Por una ley recién aprobada