En una mano la cerveza y en otra su bebe. Acabó de un sorbo y no le importó el llanto de su hijo