En vez de una lujosa fiesta, construyó 90 casas a personas sin hogar como regalo de boda a su hija