Encender velas perfumadas es tan tóxico como inhalar Diesel. Tu corazón sufrirá las consecuencias