Encontraron una momia con un retrato pegado a la cabeza del ataúd. La tecnología recreó a la niña