¿Era penal? El escandaloso cobro que casi dejó a Argentina fuera de la Copa del Mundo