Era un husky gruñón y malhumorado hasta que descubrió la magia de hacer burbujas en el agua