Era una sesión de fotos ordinaria: Reno blanco posó para él y la convirtió en algo fantástico