Ermitaño se aisló del mundo hace 50 años para vivir en una cueva. No sabía nada del coronavirus