Es oficial: Por miedo a la escasez, el agua comienza a cotizarse en Wall Street. Llegó el temido día