Escenas en las que los extras se llevaron el protagonismo (para bien o para mal)