Espía rusa vivió 20 años como una norteamericana común y corriente. Inspiró la serie “The Americans”