Esta abuela se sube a un iceberg para hacerse fotos y luego se va tranquilamente flotando a la deriva hacia mar abierto