Esta cafetería está dedicada exclusivamente a gatitos negros. Destruyen el mito de la “mala suerte”