Esta dueña puso una cámara para vigilar a su gato, y obtuvo “pruebas conmovedoras” de lo mucho que el gato la echa de menos