Esta mujer perdió 34 kilos para que los médicos dejaran de achacar sus síntomas al peso y le den por fin un diagnóstico