Esta niña llevaba un año viviendo en el hospital, y ha sido adoptada por un hombre que siempre quiso ser padre