Esta patóloga del habla pasó 8 horas en un vuelo con un niño autista, y consiguió hacer progresos increíbles en su comunicación