Esta peluquera de mascotas está harta de que le pregunten por qué sus servicios son más caros que los de un estilista y lo explica en un poster