Esta persona llamó la atención a unos compañeros arrogantes que decían que vivir de alquiler con más de 30 años es de “fracasados”