Estaba listo para ser vendido, pero él rompió su cascarón y salió al mundo. No quería ser alimento