Estambul, la gran ciudad en donde mandan los perros y gatos callejeros. Están protegidos por la ley