Estamos comiendo mal la fruta