Estas son las señales más claras de que vas a tener un día de mierda