Este animal superó un test de inteligencia diseñada para niños. Dio la “prueba del malvavisco”