Este artista tuvo una idea inesperada después de que una compañía de helados robara sus obras