Este búho se dejó seducir y olvidó donde estaba parado. Se relajó tanto, que terminó en vergüenza