Este carpintero comparte la conversación con un niñato que le exigía una mesa personalizada en menos de 2 semanas