Este experimento demuestra lo jodidos que están los alquileres