Este fotógrafo sale a la caza de las casualidades más cautivadoras de Hong Kong