Este pintor británico logra capturar a la perfección cómo se siente uno al estar enamorado