Este tatuador entrevista a sus clientes durante 30 minutos; luego les tatúa lo que “percibe” de ellos