Este venado pasó 6 meses con una hamaca totalmente enredada en sus astas. Apenas se podía la cabeza