Este veterinario comparte las cosas más emocionalmente agotadoras en su trabajo, peor que sacrificar a los animales