Estos 17 reclusos fueron bautizados en la prisión de Misisipi. Buscan un nuevo comienzo