Estos dueños de gatos explican cómo el lenguaje corporal felino es malinterpretado al compararlo con el de los perros