Estos empleados comparten sus encuentros con los clientes más tontos, y es tan divertido como doloroso de leer (20 fotos)