Estudiante nigeriano transformó un viejo Volkswagen en un auto solar-eólico. Sonríe, está orgulloso