Estudiantes leían poco y tuvieron la mejor idea: instalaron máquina expendedora de libros gratuitos