Estudio revela que comer chile puede reducir el riesgo de morir de cáncer. Lo picante puede ser sano