Europa es el continente más pesimista del mundo, pero España tiene la mejor posición en optimismo