Experto en tecnología ha gastado casi 20.000 dólares en inyecciones. Ser una Barbie, ese es su sueño