Extraña inclinación en su cabeza no le permitía caminar bien. Un parásito se comía sus nervios