Fabrican zapatos a base de chicle en Holanda para reciclar la goma de mascar que pegan en las calles