Familia filipina guardó por 60 años la perla más grande del mundo. Creían que era un simple pedrusco