Fiebre por Cobra Kai generó más inscripciones a las escuelas de karate. Los dojos se llenan otra vez