First Dates: la cita más culturalmente surrealista acaba con un tremendo pique