Fotógrafo oficial de los duques alabó los retratos tomados por Kate. La del columpio fue su favorita