Francia no tiene los 1.300 robles para reconstruir el techo de Notre Dame. Y las opciones no gustan