Francia premia con la ciudadanía a trabajadores inmigrantes de la “primera línea”. Un reconocimiento